Posted on Leave a comment

Los Aztecas: Preguntas Frecuentes

Datos sobre los Aztecas

A pesar de conocerlos de nombre y como ancestros en común de muchos habitantes de nuestra región, hay muchas cosas que aún no sabemos de los Aztecas como civilización, y de cómo vivían su día a día.

¿Qué tenemos que saber de ellos? Acá nos plantearemos unas cuantas preguntas que todos nos hemos hecho sobre esta icónica civilización mesoamericana.

Primero que nada, ¿Qué son los Aztecas?

Conocidos también como Mexicas, los aztecas son los fundadores iniciales de México y de Tenochtitlán, su capital, en donde se encuentra actualmente la Ciudad de México. El imperio Mexica es considerado uno de los imperios prehispánicos más grandes de toda América Latina, junto a los Mayas y a los Incas.

¿Dónde se ubicaban?

El territorio azteca abarcaba gran parte del centro y del sur del actual México, con territorios repartidos entre los actuales estados de Puebla, Veracruz, Chiapas, Morelos, Michoacán, Estado de México, Guerrero y Oaxaca.

La capital Tenochtitlán se encontraba sobre el lago Texcoco, inicialmente construida en islotes, en la cual se estima que vivían entre 80 mil y 300 mil habitantes.

Se conoce que, según la leyenda, el dios de la guerra Huitzilopochtli guiaría
a los Mexicas a su tierra prometida, y la encontrarían al divisar a un águila devorando a una serpiente sobre un nopal. Ésta señal la hallaron sobre uno de los islotes del lago Texcoco, ¡y de allí viene la capital!

A los Mexicas a su tierra prometida, y la encontrarían al divisar a un águila devorando a una serpiente sobre un nopal. Ésta señal la hallaron sobre uno de los islotes del lago Texcoco, ¡y de allí viene la capital!

Espera, ¿qué es eso del “dios de la guerra”? ¿Tenían religión?

¡Claro! A través de la religión el pueblo Mexica explicaba el origen del universo, el propósito del hombre y de su existencia, y hasta las organizaciones sociales dentro de su propia cultura. Su dios más importante era el ya mencionado Huitzilopochtli, dios de la guerra, que en náhuatl se puede traducir literalmente a “colibrí zurdo”, o esotéricamente como “el alma del guerrero que viene del paraíso”.

¿Qué es “náhuatl”?

Es el idioma que principalmente hablaban los Mexicas, del cual aún existen aproximadamente 1,5 millones de hablantes (según cifras del año 2000). Poseía inicialmente escritura pictográfica en lugar de un alfabeto, sin embargo, desde la conquista española se presume que se fue adaptando hasta lograr un silabario.

¿Y su gastronomía?

Gran parte de la gastronomía actual mexicana se basa de platillos aztecas, y esto lo sabemos porque tanto en la actualidad como en aquel entonces las dietas se basaban en maíz. Incluso, durante mucho tiempo, ¡llegó a usarse el maíz como moneda!

Otros cereales sumamente importantes en la dieta de los Mexicas fueron el amaranto y la chía, y complementaban sus dietas con frijoles y diversos tipos de carne, aves, peces, mariscos, insectos, huevos y frutas. Gracias a esto siempre mantenían una dieta balanceada, y jamás sufrieron de deficiencia de nutrientes.

Las bebidas populares entre la población (y que aún se siguen elaborando en México) son el atole y el pulque, y entre la élite las bebidas de cacao. El atole se basa en maíz y el pulque en agave, siendo éste último una bebida alcohólica y socialmente peligrosa, ¡porque embriagarse se pagaba con el exilio!

¿Y cómo vestían?

Como en todas las culturas, la vestimenta variaba muchísimo según la clase social. Los hombres vestían con taparrabos llamados Maxtle, usaban sandalias con solo una talonera llamadas Catli, y la mayoría de sus prendas estaban hechas inicialmente con fibra de maguey, que más tarde fue reemplazada por algodón.

Las mujeres se encargaban de la confección de las prendas, y usaban prendas llamadas huipil y quechquemitl. Estas prendas son camisolas con diseños florales y diversos colores utilizadas sobre faldas, las cuales se continúan usando hoy en día en poblaciones rurales.

Los aztecas influenciaron a la cultura mexicana actual de tal manera que aún siguen siendo un tema fascinante en el qué ahondar, y muchos mexicanos se sienten representados por ellos. ¡Siempre es bueno saber de dónde venimos, y más si nuestros ancestros son tan interesantes!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *