Datos sobre el Macuahuitl

El macuahuitl era un arma mortal usada en Mesoamerica durante el siglo 16. Estaba hecha de madera, con forma de remo y consistía de 6 hojas filosas de cada lado. La medida de un macuahuitl comúnmente es entre 28 a 31 pulgadas de largo y 3 de ancho. Las hojas eran formadas naturalmente por piedra volcánica llamada obsidiana, posteriormente eran añadidas a los costados del arma con pegamento firmemente.

Existen dos tipos de arma: el macuahuitl más pequeño llamado mācuāhuitzōctli el cual mide aproximadamente 20 pulgadas y solo tiene 4 hojas de obsidiana añadidas. Algunos macuahuitls tenían espacios entre las cuchillas, otros estaban tan pegados que creaban un único borde. Cada hoja es extremadamente filosa, así que se puede decir que puede cortar cualquier cosa, haciéndola un arma sumamente efectiva para los guerreros aztecas.

Historia

El nombre del macuahuitl deriva originalmente de las palabras maitl (mano) y cuahuitl (palo de madera). Durante la guerra mesoamericana a principios del siglo 16, los militares aztecas usaban el macuahuitls para combatir contra Hernán Cortes y los conquistadores españoles. Los españoles se mostraban curiosos e impresionados por las armas aztecas y a menudo narraban sus batallas con los guerreros aztecas. Cortés escribió que los aztecas era personas ferozmente capacitadas en al arte del combate de la guerra. Cristóbal Colón estaba fascinado por la fuerza del macuahuitl que cuando lo encontró después de buscar en América dio órdenes a su gente para que se quedaran con uno de los ejemplares del arma y poderlo mostrar en su regreso a España.

Eficacia

El macuahuitl era muy usado para herir a los enemigos de los guerreros aztecas y capturarlos para sus rituales de sacrificio. Ciertas características del arma facilitaban a los aztecas la captura de sus prisioneros. El espacio entre las cuchillas limitaba que las heridas recibidas con un solo golpe fueran demasiado profundas. Sin embargo, con múltiples golpes, el macuahuitl podía ser utilizado para decapitar a un hombre y de acuerdo a algunas fuentes, incluso a un caballo.

Uno de los compañeros de Cortés describe el arma como “espada de dos manos” con bordes acanalados. Cementados dentro de esos surcos había cuchillos de piedra. Escribió en detalle que presenció a un guerrero Azteca golpear el caballo de su enemigo con el arma. Tras el impacto, el cuello del caballo se abrió y sus entrañas cayeron al suelo. El caballo murió al instante. Historias como esta están vívidamente pintadas con la destrucción y brutalidad creada con un arma como el macuahuitl.

Además de las cuchillas, el palo de madera plano del macuahuitl podía ser usado para dejar a los enemigos inconscientes, tanto tiempo como para llevarlos al sitio de los sacrificios. Los guerreros aztecas eran entrenados para desarmar y debilitar a sus enemigos desde una edad temprana. Era común en la educación azteca Tēlpochcalli enseñar a sus guerreros más jóvenes a pelear con macuahuitl sin cuchillas. Era un arma fácil de llevar, práctica, permitía llevarla consigo mientras corrías durante una batalla. Otras armas como el arco y la flecha estaban limitadas por su oferta y demanda.

El macuahuitl era una muy efectivo a la hora de desarmar y/o debilitar a algún oponente, pero, también tenía bastantes inconvenientes. Contrario a las espadas de acero que los europeos usaban, las hojas de obsidiana se podía romper al impacto contra una espada o las armaduras. Además, las cuchillas se embotaban fácilmente con un uso seguido, por lo que era crítico que el golpe fuera preciso para ser efectivo. Probablemente los soldados tenían repuestos en los campamentos cercanos para reparar sus armas antes de cada batalla. Balancear el arma requería de más espacio que una espada normal, por lo que cada batalla se libraba en un fuerte unificado; uno a uno.

En la cultura pop

La fascinación por esta mortal arma sigue hoy en día, Los shows de televisión de History y Discovery Channel han colaborado en réplicas de un macuahuitl. Este programa mostró la efectividad del macuahuitl era en un combate armado. En History Channel se muestra cómo un guerrero al momento de maniobrar el macuahuitl corta la parte posterior de su pierna.

Fascination with this deadly weapon still continues to this day. TV shows on both the History and Discovery channel have featured replicas of the macuahuitl. These shows have demonstrated the effectiveness of the macuahuitl as a combat weapon. On History Channel’s show, “Warriors,” the demonstrator actually cut the back of his leg while fencing with a macuahuitl.

Mientras tanto, otra réplica del macuahuitl fue expuesta en un programa de televisión llamado “Deadliest Warrior” (el guerrero más mortal), presentado por el actor Danny Trejo. En el episodio, el demostrador decapitó el modelo de la cabeza de un cabezo construido con el esqueleto de un caballo real y un gel balístico. Para que la decapitación se realizara tomo 3 golpes. Los golpes fueron más efectivos cuando el macuahuitl se balanceaba firmemente, arrastrándose hacia atrás en el impacto, lo que creo un movimiento que cortó cada hueso y carne.

Meanwhile, another replica of the macuahuitl was tested on the television show the “Deadliest Warrior” hosted by actor Danny Trejo. In the episode, the demonstrator was able to decapitate a model of a horse’s head that was built using a horse’s skeleton and ballistic gel. However, it should be noted that the decapitation took three swings to accomplish. The blows were most effective when the macuahuitl was swung firmly and then dragged backwards on impact, which creates a sawing motion that cuts through bone and flesh.

El macuahuitl también hace aparición en algunos video juegos como Mortal Kombat X, Assassin’s Creed Liberation y Final Fantasy Games. En Mortal Kombat X un personaje llamado Kotal Kahn usa el macuahuitl como arma desmembradora para pelear con sus enemigos. En 2006, el director Mel Gibson incluyó el macuahuitl en su película Apocalypto, como una de las muchas armas usadas por los aztecas.

Macuahuitl real en venta

El macuahuitl muchas veces es apodado “motosierra de obsidiana” por los amantes de las armas y ciertamente la descripción encaja. La palabra, macuahuitl significa “mano de madera” en Náhuatl. Era de roble o de pino y medía aproximadamente cuatro pies de largo, y estaba hecho con una manija estrecha que se abre sobre una paleta rectangular ancha similar a un bate moderno de cricket. El batón era suficientemente grueso y liviano que cualquiera que fuera golpeado con él podía resultar inconsciente y ser tomado para sacrificio.

Los golpes más devastadores de esta arma venían de sus costados. Cada lado tenía cuatro filas de cuchillas de obsidiana increíblemente afiladas fijadas en las ranuras. Las ranuras eran talladas en la madera y las cuchillas de obsidiana eran colocadas con chicle, el cual es un adhesivo natural usado por muchos grupos en Mesoamérica. Las cuchillas podían ser de varias pulgadas de largo o bien podían ser más pequeñas talladas triangularmente, asemejándose a unos dientes. Cuando están cinceladas en dientes, la obsidiana puede ser aún más afilada que el vidrio o el acero inoxidable.

Mucho de lo que sabemos sobre el macuahuitl viene de la observación arqueológica y los registros de los conquistadores españoles, pero el arma en sí no fue inventada por los aztecas. La obsidiana era usada para muchos propósitos para las personas mesoamericanas, desde los Toltecas hasta los Mayas. El primer macuahuitl se cree que fue creado por los mayas en el primer milenio de la era común, posiblemente desde el año 600. Esto ha sido determinado a través de las cuevas y los murales tallados durante ese periodo.

Para el momento que la civilización fue dominada, ellos instalaron una monópoli cerca de las minas de obsidiana. Entonces dos versiones de macuahuitl llegaron. La primera era el macuahuitl clásico que requería dos manos para ser manejada debido a su tamaño. La segunda versión era más pequeña y se llamaba macuahuitzoctli, que era de dos pies de largo y podía ser utilizada con una sola mano.

Relatos de los conquistadores testifican cuán devastadora resultaba esta arma en combate. No solo podían ser decapitados, las cuchillas eran tan filosas que con la fuerza suficiente podía dejar sin cabeza a un caballo. A pesar de eso, fueron diseñadas principalmente para desmembrar enemigos más que matarlos pues los guerreros eran necesitados para los sacrificios. Eran tan poderosos que los españoles los permitieron como “auxiliares indios” para utilizarlos.

Tenía desventajas: al mismo tiempo que la cuchilla cortaba, la obsidiana rápidamente se volvía frágil y propensa a quebrarse en medio de alguna batalla, algo que no sucedería con una espada española. Requería más espacio al ser manejada que una espada y las cuchillas de obsidiana se rompían después de un repetido uso. Lo más importante de todo es que no podían perforar la armadura europea como si fuera un escudo azteca de madera.

Consecuentemente, con la caída del crecimiento mesoamericano gracias a España, el macuahuitl comenzó a desaparecer de la escena. En 1800, solamente existían algunos ejemplares. El último macuahuitl real fue destruido en 1849 cuando un incendio arrasó el cuarto de armas español donde era resguardado. Hoy en día, existen muchas ceremonias de reconstrucción, pero la única evidencia original visual viene de dibujos.